lunes, 18 de agosto de 2014

El Grupo EDQ en La Plata



Publico aquí esta hermosa foto del encuentro (número 41) de coleccionistas y lectores realizado el sábado pasado. De todas maneras, no olviden que pueden encontrar toda la información pertinente en el blog de Roberto Bonini


http://grupoquinterno.blogspot.com.ar/



Con la suma del material quinterneano perteneciente a  todos los coleccionistas de la imagen, 
se podría construir con facilidad un museo sobre el tema de éxito asegurado...
(Foto subida a Facebook por Sergio Maganas, autor de "Patoruzista", ex- Patoruzú Web")







viernes, 15 de agosto de 2014

Héctor Torino y el recuerdo de su amigo Eduardo Ferro



El siguiente texto fue publicado en la revista La Maga hace casi 22 años. Allí, Eduardo Ferro recuerda a su amigo Héctor Torino (amistad que, confieso, desconocía; pero que me parece muy lógica entre estas dos grandes personas) valorando su gran aporte a la historieta cómica y, sobretodo, evidenciando un gran  afecto. Además, el creador de Langostino traza una notable pintura del conventillo, ese que Don Héctor convirtió en un momento inolvidable de nuestro humor gráfico...



Don Héctor junto a Víctor Leali, un verdadero hijo adoptivo que acompañó al genial dibujante 
hasta sus últimos días (revista La Maga - sin datos sobre el autor de la fotografía y la fecha de la misma)



El 17 de noviembre pasado falleció a los 79 años en su casa del barrio de Boedo el dibujante de historietas Héctor Torino. Creador de muchísimos personajes en distintos medios, Torino se hizo famoso con su sainete Conventillo -creado en 1937-, donde se destacaba un personaje excluyente, el italiano Don Nicola. Antes había hecho otra tira con un detective, Don Mamerto. Luego colaboró en el suplemento color del diario Crítica, y en los años 60 fundó una editorial con diez publicaciones. En esta nota su amigo, el gran dibujante Eduardo Ferro, recuerda a Héctor Torino. 


En el teatro, Vaccareza; en la historieta, Torino
por Eduardo Ferro
(Publicado en la revista La Maga número 47 - Miércoles 2 de diciembre de 1992)


"El tango que a menudo expresa bronca envidiosa le espeta a la mina que 'pelechó' este absurdo reproche: '... Tu cuna fue un conventillo alumbrao a kerosén...' 
Como si nacer en la pobreza fuera una culpa y no una desgracia. Por cierto que en los conventillos vivían los más pobres, pobres de toda pobreza y gente que por su educación merecía una vivienda más digna, que no podía alcanzar simplemente por falta de plata; como también intelectuales o artistas en la mala.
Especialmente en los macroconventillos, por más accesibles económicamente se daban estos contrastes. En sus cuarenta, cincuenta o más piezas hacinaban más que albergaban a toda clase de gente. Así ocurrían incidentes como éste: Un escritor en desgracia, yendo para el baño se cruza con un co-inquilino atorrante, tal vez un ratero que como la cosa más natural le arrebataba del hombro la toalla limpita, se seca la cara mal lavada y se la devuelve con una risita cachadora -y no estoy imaginando nada, sino refiriéndome a un caso real, ocurrido en uno de esos 'palomares' donde el pintoresquismo (si existía) tenía un gusto bastante amargo-.

Pero existía un conventillo más chico, como el que Torino tomó como modelo para crear el suyo de ficción, que tenía mucho menos piezas: diez o doce y alguna por ahí arriba para 'hombres solos'. Y así fue el de Don Nicola en Aquí Está, revista boom de la época que en 1937 comenzó a publicar su Conventillo, que 'mató' de entrada. El bueno de Don Nicola, tano de buen corazón,  con su idioma cocoliche logró que un grupo numeroso y heterogéneo conviviera en su inquilinato como una 'gran familia'; claro está con los trastornos inevitables originados en las debilidades humanas que afloran con más virulencia en la promiscuidad con estrechez económica, donde todos quieren aparecer como menos pobres de lo que son. La envidia se torna indisimulable cuando alguna de la comunidad levanta un poco la cabeza, los demás no pueden evitar que el color verde bilis tiña sus jetas -estamos hablando del conventillo de Torino y simultáneamente de la realidad, lo que implica un automático elogio hacia su pintura-.




Fragmento de una escena típica de Conventillo y su personaje central: Don Nicola.
(¡Aquí Está!, año 1944, de un escaneo de Hernán Schneider)



No obstante del conflicto inherente al tipo de convivencia, de pronto el grupo estallaba en alegría colectiva y desbordante. El patio se llenaba de música y bailongo por una de las tantas circunstancias especiales que se daban cada tanto: Y en este caso ocurrió que el 'hombre solo' de la piecita de arriba, el que tocaba el 'fuelle' y tenía colgado en la pared un retrato de Leguisamo, había cazado un toco con una fija y se bancó un festejo general con asado, achuras, vino tinto y blanco y anque masitas de confitería, que por una vez sustituyeron a los bizcochos con grasa medianamente cotidianos.
Todo esto lo estudió muy bien Torino en la realidad, cuando elaboró su historieta, que concretó con su estilo caricaturesco clásico, muy expresivo, al gusto de la época, delineando certeramente los personajes y su ámbito y a favor de la impresión en retrograbado de Aquí Está matizó ricamente sus dibujos con agua tinta dándoles un definitivo relieve que los convirtió en testimonios de una época. Vaccarezza, sea loado, en el sainete teatral, y Torino en la historieta patentizaron el conventillo.

Héctor se fue con 79 pirulos bien vividos y empieza el tiempo de la nostalgia; sin mucha melancolía como a él le gustaba, evocamos algunos pasajes de su vida, entre colegas que lo tratamos mucho. Algunos que venimos pidiendo pista con más de 70 y otros aún en carrera: sus éxitos en historieta anteriores a Conventillo, sus numerosas publicaciones, su sociedad con colegas como Mazza y Mazzeo, su labor codo a codo con el gran Breccia, las violinatas con el inefable Blotta padre en Boedo, sus excursiones a investigar conventillos con Alberto Del Castillo -el as del dibujo animado-, su revista Bicho Feo que 'se pedía silbando' y sus últimos proyectos que tenían que ver con su hijo adoptivo Víctor Leali, su fanático admirador y fiel asistente hasta el final, que se queda sin consuelo con su rollito de tres minutos, resultado de la animación de Don Nicola, el personaje máximo de su maestro."



Torino y otro de sus múltiples intereses: el cine.
 (De un reportaje en la revista ¡Aquí Está!, en épocas del gran éxito de Conventillo)




martes, 5 de agosto de 2014

"Hermano de tinta"




www.pixelcreation.fr



Quino y Jean Jacques Sempé tienen varias características en común: Nacieron el mismo día del mismo año y publicaron su primer libro juntos. Se sienten próximos en el estilo tanto como en la función del humorista gráfico, por lo que el creador de Mafalda lo considera su "frère d'encre". También comparten la visión desencantada del mundo y a la vez el amor por la humanidad (1).


Por eso es que la actual entrada está dedicada a ese hermano que se iguala además en talento y sensibilidad: un gran maestro de la observación, la sutileza, el humor, la acuarela y -detrás de la anécdota- siempre, siempre, la reflexión profunda.

Si me permiten, sugiero buscar -como lo hice yo- imágenes en la Web y disfrutarán así de trabajos maravillosos. Y si tienen la suerte de encontrar alguno de sus  libros, no duden, al menos si está económicamente a su alcance, en llevárselo rápidamente. Con toda seguridad que, como en el caso de Quino, se tratará de una de esas obras para guardar en el mejor y más querido estante de la biblioteca...



 www.cartoonits.cartoonbank.ru



 www.caitlinrodgersblog.com



  
       www.clementinesouris.wordpress.com   /   www.mediaaphelis.net



(sin datos)



 www.lineasdetrabajo.com   /   mentalmuseum.wordpress.com



(sin datos)



 www.secretrepublic.com



www.sailortwain.com


 (sin datos)



 www.gyermekirodalom.hu



www.rackcdn.com




(1) Datos correspondientes al sitio: www.actuabd.com








sábado, 2 de agosto de 2014

La gran familia de Ferro



En el mes de julio de 1992 Pablo Marchetti le realizó un reportaje a Eduardo Ferro para la revista La Maga. La página incluyó este dibujo del genial humorista donde aparecen unidos la mayoría de sus personajes creados durante... ¡60 años de trayectoria!






********************


Y en esa nota, Ferro dejaba conceptos como los siguientes:





"Un día, yo era diagramador, y le dije a López Pájaro (Director de La Cancha): 'Quiero hacer una historieta', y él me dijo: 'Hacela'. Ahí dibujé a Don Pitazo.

Cuando entré a Patoruzú yo estaba en La Cancha, en radio, en todos lados. Siempre tratando de meter a mis hijos, que son mis dibujos, por todos lados. Pero Quinterno nos exigía exclusividad para sus revistas. Solo me toleró La Cancha porque yo ya estaba de antes. Y tampoco me prohibió diarios ni radios. Pero una vez la revista El Hogar hizo un trabajo muy lindo titulado Los que hacen reir en la Argentina para el cual me invitaron a colaborar. Yo participé y luego tuve una tirada de orejas del editor de Patoruzú.

Ahora, a la distancia, creo que Quinterno tenía razón. Él mantuvo muchos años una revista, y no quería que se agotara. A cambio, nos dio comodidad absoluta. Nadie pagó nunca en Buenos Aires como Dante Quinterno. Yo jamás le pedí aumento porque me lo daba sin que yo lo esperara.

Quinterno siempre me trató muy bien, pero cuando bajaban las ventas ahí venía el tirón de orejas para todo el equipo. Y tenía razón, muchas veces nos dejábamos estar.

Éramos muchachos de la bohemia que ganábamos muy bien. Y si yo no soy rico es porque a mí me das un mango y lo reviento enseguida.

Bólido nació en una mesa de trabajo, mientras pensaba una tira para reemplazar a Chapaleo. Era un pibe pícaro, sinvergüencita, que trabajaba como cadete de oficina, pero con él no hacía más que caer en lugares comunes. Y de repente se me ocurrió usar una fórmula que me había enseñado Quinterno para esas veces que uno lucha con una idea y no la encuentra. Consiste en darla vuelta totalmente. Lo puse al revés y apareció Bólido. Armé a conciencia el físico de ese personaje, que era un pibe demorón, que demoraba. Y como pensé que podía aburrir pronto, también le agregué una parte psíquica, que también era demorada.

La historieta que yo más admiro es Langostino, el navegante, porque creo que tiene un poquito más de proyección. Los chicos veían la anécdota lineal y los más grandes pescaban una cosa un poquito más profunda. Yo no podría escribir un libro porque no tengo estatura literaria. Pero con esta historieta hice una especie de libro, algo más trascendente."


***********************



La Maga número 26 - Miércoles 8 de julio de 1992.
Fotografía: Silvana Colombo.










jueves, 31 de julio de 2014

Torino en Leoplán






Los comienzos de Héctor L. Torino están asociados a la editorial Sopena: Leoplán y más tarde ¡Aquí Está! albergaron algunas de sus creaciones y también el dibujo humorístico sin personajes fijos, el "cartoon". Es el caso de Demolición, aparecido en la primera de las publicaciones mencionadas alrededor del segundo trimestre de 1937 (no poseo los datos exactos). Por esa época, Héctor contaba con apenas 24 años y ya realizaba ilustraciones de una página, pero este parece ser un caso particular, porque se trata de una versión doble, donde pueden contarse más de veinte gags. Por supuesto, deben agregarse las dificultades de la escenografía en perspectiva y los incontables detalles. Simpático delirio, una de las marcas registradas de su estilo. Para disfrutar con detenimiento durante el fin de semana...



 








domingo, 27 de julio de 2014

Wilfredo El Caballero, de Darío Adanti






Durante el año 1996 Dario Adanti -de gran éxito en España- publicaba las peripecias de este simpático personaje en La Nación de los Chicos, una revista a todo color y gratuita  que acompañaba a la edición de los viernes del diario del mismo nombre. 
Humor blanco con dibujos que demuestran toda la capacidad de su autor para la línea, el color y -en definitiva- para la ilustración.

















martes, 22 de julio de 2014

Fotos de ayer (V)



Quinta y última entrada (al menos por el momento) de estos documentos fotográficos de toda una etapa de nuestro humor gráfico. Con el tiempo, imágenes más antiguas y también más actuales sobre el tema...



 Divito junto a sus dibujos y sus hobbies. La fotografía pertenece a una edición de la revista Gente
 de septiembre de 1968, y fue republicada en el número 889 del 5 de agosto de 1982, del cual fue obtenido este escaneo.



Alberto Bróccoli (Clarín revista 11525, 02/04/78)



Inseparables Caloi y Clemente (Somos 357, 22 de julio de 1983 - Foto: Humberto Speranza)



 
 Rudy y Daniel Paz tomándose con humor la crisis de 1989. 
(La Semana 852, 31/05/89 - Foto: Guillermo Gruben)



Tres grandes: Andrés Cascioli, Aquiles Fabregat y Alfredo Grondona White 
en la redacción de Humor Registrado. (Radiolandia 2000 número 2760,  26 de junio de 1981)



Jorge Luis Borges y Eduardo Ferro (La Argentina que ríe, 2008)




Joan Manoel Serrat y Roberto Fontanarrosa (La Semana ¿número?, 2004)










lunes, 21 de julio de 2014

Fotos de ayer (IV)




 Cecilia Palacio en su estudio (Gente 891, 15 de octubre de 1978)


 Tabaré (revista Clarín 12800, 11/10/81)


Eduardo Ferro -década 40 /50- (La Argentina que ríe, 2008)


 
Faruk -Jorge Palacio- y una amable charla telefónica con su padre Lino.
(Gente 667, 4 de mayo de 1978)


Hermenegildo Sábat y su familia en 1973 (Gente 393, 03/02/73 - Foto de Eduardo Frías)


Quino dibujando a Mafalda (Siete Días 946, 8 de agosto de 1985 - Foto de Armando Rivas)








domingo, 20 de julio de 2014

Fotos de ayer (III)




Geoffrey Edward Foladori -Fola- (Radiolandia 2000 Nº 2773, 25/09/81 - Foto: Osvaldo Varone)


 Carlos Garaycochea en su época de Café-Concert (Siete Días 473, 08/07/78)


Roberto López -Viuti-  (Clarín revista 12800, 12 de octubre de 1981)


Roberto Fontanarrosa, Boogie, Inodoro y Mendieta.
 (La Semana ¿número?, 2004 -Foto: Cedoc/La Capital)


 
 Manuel García Ferré acompañado por Anteojito, Hijitus y Larguirucho.
 (Pronto 870, 4 de abril de 2013)


Guillermo Mordillo (Clarín revista 10170, 02/06/74)