domingo, 19 de abril de 2015

Un símbolo y un ejemplo: Tomás Sanz en el Museo del Humor



Todo Noticias


El siguiente texto pertenece a la página del MuHu. Lo compartimos aquí y desde ya recomendamos visitar esta exposición -inaugurada ayer- de uno de los referentes más importantes del humor y el periodismo argentinos a partir de los años 70 a la actualidad. Además se trata de una persona muy admirada y querida, como bien lo demuestran las palabras de Jorge Meijide y Juan Sasturain, dos de sus compañeros en el camino de la creación:



Tomás Sanz: Zapatos en la heladera 

El Museo del Humor te invita a la muestra 
"Tomás Sanz: Zapatos en la heladera", 50 años de dibujos en busca de un lugar. 
Curador: Jorge Meijide. 


Tomás Sanz nació en Quiroga, provincia de Buenos Aires, en 1937 y estudió en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano. Su carrera profesional empezó como dibujante y creativo publicitario. Más adelante, fue ilustrador y guionista en las revistas Satiricón y Chaupinela y director de las revistas El Ratón de Occidente y Humor. Escribió el libro Pequeño diccionario del fútbol argentino, ilustrado por Roberto Fontanarrosa. A partir de la década de 1980, participó en numerosas muestras de humor e historieta. Actualmente, escribe y dibuja en el diario deportivo Olé. 

Inauguración: sábado 18 de abril a las 12 hrs.
Cierre: 21 de junio.
Días y horarios: Lunes a viernes de 11 a 18 hrs; sábados y domingos de 10 a 20 hrs; feriados de 12 a 20 hrs.
Lugar: Sala A del Museo del Humor (Av. de los Italianos 851, Costanera Sur)
Entrada: Jueves a domingos y feriados $10; lunes, martes y miércoles gratis. Menores de 14 años: gratis todos los días.


Su curador, Jorge Meijide, dice sobre la muestra

“Un escritorio limpio es signo de una mente enferma” dicen que dijo Einstein y, si hubiera un candidato para aseverar la célebre frase, ése sería Tomás Sanz. Entrar en la oficina de Tomás, en el cuarto piso de Humor, era enfrentar las Torres Gemelas de papeles. Y si quieren también el Empire State, el Kavanagh y la Petronas. Entre todo ese complejo edilicio de notas, apuntes, borradores, cabezales, títulos, guiones, bocetos e ideas surgía la cabeza de Tomás quien, esgrimiendo esas increíbles cejas en V corta invertida (pieza preciada de todo caricaturista) esbozaba un “¿Qué decís, Jorge?”. Y continuaba mezclando los ingredientes del plato fuerte de la próxima quincena.

“Zapatos en la heladera” es lo absurdo, una referencia inevitablemente surrealista. Un par de timbos al lado del tupper con matambre, el sachet de leche y el pan de manteca, alusión directa a lo ecléctico de esta muestra. Pero si pensamos que antes del zapato estuvieron el escarpín, las Pampero, los mocasines de Guido y los abotinados de hoy podemos pensar que en todo ese eclecticismo de su obra hay un cordón, más bien un hilo conductor. Seguramente esos increíbles escorzos dibujados con maestría en sus desopilantes escenas costumbristas son la consecuencia de los estudios sobre modelo vivo laburados en el taller de Estímulo de Bellas Artes. Y las escenografías que contienen esas escenas abrevan en cada trazo dedicado a la ilustración publicitaria. Todo esto es camino recorrido, trayectoria. En esta exposición retrospectiva hay un vasto muestrario de toda su tarea. Están sus carbonillas con desnudos y los dibujos en todas sus variantes: publicidad, caricaturas, historietas, chistes... y hasta la réplica exacta de revistas con sus distintas tipografìas e imágenes. Todo a mano. Quién no recuerda sus célebres “Visitas guiadas” en Chaupinela; los laburos en El Ratón de Occidente que incluyen una tapa de su autoría, y todo lo realizado en Humor. “Aprendiendo a jugar al tenis con Ion Tiriac”, el suplemento “Pelota”, “Fiambres en el ring”.Y entre tantos editoriales escritos quedó marcado a fuego el que apareciera apenas desatada la guerra de Malvinas. 

Por encima de todo Tomás se define como dibujante. Cultor del bajo perfil. Esas doble páginas que al pie del título decían Humor y Ceo; Humor y Tabaré; Humor y Grondona; Humor y Parissi eran guiones de él! Y no decía nada: ¡verdaderamente todo por el equipo! Si vale la comparación, surge inmediatamente la imagen de Juan Carlos Rulli, aquel histórico volante de la Academia, el hombre de los ocho pulmones como lo bautizara un relator radial. Talento, entrega y humildad. Bien de arriba y bien de abajo. Marca, cierre, despeje, quite, contención, traslado, relevo, remate, cientos de asistencias de gol. Hoy, en el Museo del Humor, todos sus incondicionales hemos instalado un arco. Dos postes, un travesaño, la red intacta. A simple vista, es como cualquier otro. Pero no es así: ¡es el arco del Celtic! Va a patear Tomás. Todavía no se dio cuenta de que es el Chango Cárdenas. 




¿Qué Tomás? (por Juan Sasturain)

Como en la vieja perinola –tan tradicional como la pregunta del equívoco– yo tomo todos. Porque no se puede elegir. A Tomás hay que tomarlo como viene, así, solo, con hielo, nunca con bebida cola. Entero y sin beneficio ni perjuicio de inventario. Es todos los que están, los que estuvieron antes, los que por siempre estarán. A diferencia de Sarmiento, que aunque no faltaba nunca a menudo sobraba, Tomás es infaltable sin sobrar jamás. 

En este apunte caradura y manoblanda, trataré una vez más de hacerle la justicia que no pide ni precisa, y en voz alta lo incorporo al santoral tras un concilio tácito de tantos. Los tomases tienen que ver con la fe. Uno en tiempos duros del Maestro sin corona dijo -y fue humillado- que necesitaba ver para creer; el otro -ya eran campeones, dueños de la pelota religiosa- explicó por qué creer era natural, inevitable. Este Tomás no sé en qué cree, pero al verlo y ver qué hace, uno le cree a él. Es lo que importa. No es tan común entre artistas. Tampoco en general. Tomás sobra largamente lo que parece. Tiene perfil bajo hasta cuando está de frente. Saludablemente –sin paradoja- pertenece a una clase en sobria y discreta extinción. En un bar, es el reservado, no el mostrador. En la cancha, un ocho solidario pero que no se tira al piso, un diez con llegada que festeja sin énfasis pocos goles inolvidables: más Bocha Maschio, que Pentrelli, con toques del Marqués Sosa. Por ahí. 

Una vez, una de las pocas veces que charlamos con cierta efusión contenida a media rienda, Tomás me contó algo que había pensado y que seguro compartió también con otros acaso más cercanos: los tangos creados -y perdidos casi en simultáneo- en la improvisación del silbido callejero. “Uno vuelve a casa tarde, silbando solo en la noche, y le sale una melodía y es un tango, y no es ninguno que exista pero es único”. Tal cual. 

En el Argumentum Ornitologicum borgiano, que está en “El hacedor”, el maestro dice (cito de memoria y con los redundantes ojos cerrados): Cierro los ojos y tengo la imagen de unos pájaros, varios, entre tres y cinco; al abrirlos no sé decir cuántos eran, pero eran un número preciso. Por lo tanto, Dios existe. Y no solo eso, digo yo: tiene la exclusiva de los tangos de Tomás, que disfruta como eternas esculturas de hielo, mientras hojea una carpeta grande así, con todos los dibujos que dejó dormir en el block de apuntes, que tiró o se le cayeron de la mesa en la cocina, en el bar, en las ruidosas redacciones. 

Algo de todo eso –un chalecito hecho con ladrillos de Nabucodonosor, en la preceptiva doliniana, tan afín- está colgado en esta exposición de maravillas que busca un orden sin necesidad, un lugar que siempre estuvo ahí. Es como recorrer una casa chorizo de barrio, reciclada, con pasillo embaldosado que da a una vereda de Calé, pero con bar de Medrano en la esquina. O como abrir un ropero de tres cuerpos con espejo tipo Alicia y fotos de cantores y jugadores de bigotito clavados con chinches en la parte interna de la puerta con el corbatero vacío y cajones llenos de tesoros secretos y maravillosas boludeces: un disfraz de carnaval de El Zorro, pantalones Oxford, pulóveres de cuello alto que no pudo tirar. Pasen y vean. No los va a defraudar.






viernes, 3 de abril de 2015

Humor Gráfico e Historieta en El Encuentro de la Palabra






En el marco de El Encuentro de la Palabra se desarrollarán mañana sábado por la tarde una serie de charlas sobre historieta, humor gráfico y animación. 
Participarán Fernando Calvi, Liniers, Miguel Rep, Judith Gociol, Federico Reggiani, Horacio Altuna, Andrés Accorsi e importantes artistas latinoamericanos y de diversas partes del mundo. Además se podrá disfrutar de originales y muestras. 
Una muy buena oportunidad para escuchar las reflexiones e ideas sobre estos temas de manera informal y divertida. Y si bien las salas son muy amplias, es conveniente asistir con cierta antelación.
Es gratis y cada una de las reuniones se realizará en la Sala B del Pabellón INAES de Tecnópolis, a partir de las 14:00 y de manera consecutiva.


 




 
Fernando Calvi - Liniers


   
Miguel Rep - Judith Gociol


Horacio Altuna


  
Federico Reggiani - Andrés Accorsi



 





Visitar:


http://encuentropalabra.ar/

https://www.facebook.com/ComicopolisArgentina?fref=ts

https://www.facebook.com/hashtag/encuentrodelapalabra?source=feed_text&story_id=795007227214804

http://frecuenciadibujada.com.ar/







miércoles, 1 de abril de 2015

Alejandro del Prado recuerda a su padre, Calé




Alejandro del Prado (fotografía de Mariana Eliano)



Eduardo Rafael entrevistó a Alejandro del Prado en 1996. La nota fue publicada en La Maga número 255, del 4 de diciembre de dicho año. 
Cantaautor y poeta, Alejandro recuerda la infancia junto a su padre, el tango y la época; analiza la obra de Calé, reflexiona sobre los puntos en común que tiene con él,  y se refiere a su propia labor como músico. Un texto extenso y muy rico, para leer con detenimiento.

Los dos artículos que le siguen son anteriores en lo cronológico: El número 94, del 3 de noviembre de 1993, dedica una página a Calé al cumplirse 30 años de su muerte, fecha que a la vez dio lugar al estreno del musical Buenos Aires en camiseta, en la Sala Mayor del Teatro Nacional Cervantes
Por último, en la revista del 20 de abril de 1994 (Nº 118) se menciona la aparición de un libro -editado por De la Flor- que recopila aquellos dibujos inmortales que aparecían en la Rico Tipo de los 50 (textos de Judith Gociol). Todavía pueden conseguirse ejemplares en algunos sitios web.

Tres notas que -valiosas individualmente y complementarias entre sí- dialogan sobre la mítica figura de uno de los más grandes humoristas gráficos argentinos del siglo XX.




 


 


 






martes, 31 de marzo de 2015

1994: Guillermo Divito y Pablo de Santis en La Maga



 
 Pablo de Santis (fotografía de Diego Sandstede) y Guillermo Divito



En los 90 el escritor, periodista, investigador y guionista de historietas Pablo de Santis fue parte de un proyecto de la editorial Espasa Calpe, que consistió en una serie de libros dedicados al humor gráfico argentino. De Santis presentó Rico Tipo y las Chicas de Divito, donde no solo analiza la vida y la obra del gran dibujante, sino que también se refiere a la participación de otros humoristas en la publicación mencionada. La entrevista de Norberto Mauro Bolaño al autor fue tomada de La Maga (número 117, correspondiente al miércoles 13 de abril de 1994).

Como complemento, sigue una nota (firmada por Roque Casciero) acerca de una muestra sobre la revista realizada en el Consejo Deliberante al año siguiente. Un dato interesante: la exposición fue organizada por la Asociación Amigos de la Revista Rico Tipo, entidad de la cual no poseo información sobre si sigue en actividades actualmente (La Maga número 191 , miércoles 13 de septiembre de 1995) . 




 













lunes, 30 de marzo de 2015

Oscar Steimberg: Reflexión y crítica sobre historietas



Eterna Cadencia


En esta cuarta entrega de artículos acerca de la historieta publicados en la revista La Maga durante los '90, nos acercamos a uno de los mayores referentes nacionales a la hora de pensar el género de las viñetas: Oscar Steimberg. El prestigioso semiólogo y escritor nos cuenta cómo llegó a interesarse en este mundo en la entrevista que le concedió a Pablo Marchetti y Norberto Mauro Bolaño (número 53, del miércoles 20 de enero de 1993).

El autor de Leyendo Historietas (1977) presentó hace un par de años una edición ampliada de dicha obra (más abajo podemos ver los detalles). Y a fines de 2014 participó del primer número de Entre Líneas, la revista de estudios sobre historieta y humor gráfico, en la que también han colaborado José María Gutiérrez, Laura Vásquez y otros valiosos investigadores y ensayistas. A la misma nos referiremos un poco más adelante.

Steimberg, como Oscar Massotta o J.B. Rivera, ha contribuído -y sigue haciéndolo- a los mejores momentos que nos propone la reflexión del noveno arte.








  
Edición original (1977 - Nueva Visión) y volumen ampliado (2013 - Eterna Cadencia).
El primero reúne los trabajos realizados entre 1968 y 1976, 
mientras que el segundo le suma aquellos que van desde 1979 a 2012.


 
 Índice de la versión actual









sábado, 28 de marzo de 2015

1931: Lino Palacio en La Prensa






El 26 de abril de 1931 La Prensa -en su Sección Tercera en Rotograbado*- publicaba un grupo de historietas cortas de Lino Palacio, quien por entonces contaba con 27 años de edad.

En esa época de su enorme trayectoria Lino era el director artístico del suplemento infantil del diario. Allí surgiría La Barra de Bolita, creación que más tarde daría pie a la revista con el nombre del personaje.
Un detalle: en la segunda historia se presenta el"cine sonoro"casi como un lujo tecnológico; y con seguridad que así se vivía en la década del 30...

Las dos tiras que se presentan aquí fueron fragmentadas debido al gran tamaño del ejemplar (42 por 58 cm aproximadamente). 












*Técnica de impresión cuya utilización era muy habitual en esos años, especialmente para los suplementos de los diarios.




sábado, 21 de marzo de 2015

Mafalda no se detiene: Ahora festeja sus 50 en España



Desde hace unos pocos días se encuentra en España una ilustre visitante: Mafalda. Luego de similares exposiciones realizadas en Francia, Japón y Brasil, la Ciudad de Pozuelo de Alarcón celebra los recientes 50 años de la primera aparición de la niña nacida del lápiz, el talento y el corazón de Joaquín Lavado
La siguiente nota fue extraída del sitio Todo Literatura:





Mafalda celebra sus 50 años 
con una exposición antológica 
La Exposición, que rinde homenaje a Quino, 
ya se ha presentado en Francia, Japón y Brasil
 Textos e imágenes: www.todoliteratura.es 21/03/2015


El Espacio Cultural MIRA (Pozuelo de Alarcón) acoge desde hoy la exposición "MAFALDA, UNA NIÑA DE 50 AÑOS". Concebida para todos los públicos, esta exposición que celebra las aventuras de Mafalda y de sus amigos, tiene como escenario las diferentes habitaciones del piso donde vivía con sus padres. El ingenio de Quino, su autor, se debe a su talento como escritor para crear en los cómics una doble lectura. De esta manera consigue lidiar hábilmente con la censura, muy presente en la prensa argentina de los años 60, y criticar los límites de la democracia de su país.


En medio siglo, Mafalda y sus amigos han conquistado varias generaciones de lectores en todo el mundo, que siguen apreciando, a día de hoy, esta historieta considerada tanto atemporal como universal. 
Con una dimensión poética intacta a pesar de los años, la niña del lazo en los cabellos nunca ha perdido su carácter moderno y subversivo, sigue siéndolo para los lectores de todas las edades y de todos los países, simboliza una resistencia lúcida, irreductible y universal. Bajo las apariencias de un humor inmediatamente accesible, sus aventuras no dejan de denunciar el populismo, el conservadurismo y el malestar del mundo. 

Concebida para todos los públicos, esta exposición que celebra las aventuras de Mafalda y de sus amigos tiene como escenario las diferentes habitaciones del piso donde vivía con sus padres. El salón, la cocina o el cuarto de la heroína son los lugares de múltiples debates alrededor de la ecología, de la condición femenina, de los Beatles o de la política. 
Esta exposición es una forma de reconocer el trabajo de Quino y rendir homenaje a una historieta traducida a más de 20 idiomas y vendida en el mundo entero.

QUINO, Joaquín Salvador Lavado Tejón, nace en la región andina de Mendoza (Argentina) el 17 de julio de 1932, aunque en los registros oficiales, es anotado el 17 de agosto. Desde su nacimiento fue nombrado Quino para distinguirlo de su tío Joaquín Tejón, apreciado pintor y diseñador gráfico, con el que, a los tres años de edad, descubrió su vocación. 
A los trece años se matriculó en la Escuela de Bellas Artes, pero en 1949 “Cansado de dibujar ánforas y yesos”, la abandona y piensa en una sola profesión posible: dibujante de historieta y humor.
Determinado firmemente a lograr sus objetivos, a la edad de dieciocho años se trasladó a Buenos Aires en busca de un editor dispuesto a publicar sus dibujos, pero pasaría tres años de penurias económicas antes de ver su sueño hecho realidad.“El día que publiqué mi primera página – dijo recordando su debut en el semanario Esto es, de Buenos Aires – pasé el momento más feliz de mi vida”. Fue en 1954. Desde entonces y hasta la fecha sus dibujos de humor se vienen publicando ininterrumpidamente en infinidad de diarios y revistas de América Latina y Europa. 
Con la popularidad mejora su situación económica, y en 1960 tiene la oportunidad de coronar otro sueño: casarse con Alicia Colombo, nieta de inmigrantes italianos y con un título en química.
En 1963 aparece su primer libro de humor, “Mundo Quino”, una recopilación de dibujos de humor gráfico mudo con prólogo de Miguel Brascó. El mismo Brascó lo presenta a Agens Publicidad, que buscaba a un dibujante para que creara una historieta «mezcla de Blondie y Peanuts» para publicitar el lanzamiento de una línea de productos electrodomésticos llamados Mansfield, razón por la que el nombre de algunos de los personajes debían comenzar con la letra M, de ahí Mafalda. Agens no hace su campaña, pero Quino se queda con unas pocas tiras que le serían útiles unos meses después, cuando diera vida al personaje que lo haría famoso. 





Mafalda, la chica de pelo negro que odia la sopa y está en contradicción con los adultos, se publicó por primera vez el 29 de septiembre 1964 en el semanario Primera Plana de Buenos Aires. El 9 de marzo 1965, con el paso de las tiras cómicas al periódico El Mundo (en el que Quino publicará seis tiras por semana), se inicia el imparable éxito del personaje, que cruza las fronteras nacionales para conquistar América del Sur y luego se extiende a Europa, ganando una posición de liderazgo en el imaginario colectivo.
Jorge Álvarez Editor publica el primer libro de Mafalda que reúne las primeras tiras en orden de publicación, tal como se hará en los siguientes. Sale en Argentina para Navidad y en dos días se agota su tirada de 5.000 ejemplares. 
En Italia, se edita en 1969 el primer libro, “Mafalda la Contestataria”, con la presentación de Umberto Eco, director de la colección.

El gran éxito y fama internacional no impedirán que Quino, el 25 de junio 1973, tome una decisión para algunos desconcertante: no dibujar más tiras de Mafalda, pues ya no siente la necesidad de utilizar la estructura expresiva de las tiras en secuencia. Sin embargo, el interés por Mafalda se ha mantenido inalterado, de hecho, sus libros continúan reimprimiéndose y sigue siendo elegida para acompañar diversas campañas sociales (UNICEF, la Cruz Roja Española, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Argentina).

En adelante Quino continuará publicando semanalmente sus tan conocidas páginas de humor que han ido agrupándose en la colección de sus libros de Humor. 
En 1984, invitado para integrar el jurado del Festival de Cine Latinoamericano de La Habana, viaja a Cuba, donde comienza su amistad con el director de cine de animación Juan Padrón y firma un contrato con el ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos) para la realización de cortometrajes con sus páginas de humor. La serie se llama Quinoscopios, dirigidos por Juan Padrón sobre dibujos e ideas de Quino.





Visitar:

http://www.todoliteratura.es/noticia/8251/EVENTOS/Mafalda-celebra-sus-50-anos-con-una-exposicion-antologica.html

http://www.pozuelodealarcon.org/index.asp?MP=2&MS=2618&MN=3








martes, 17 de marzo de 2015

Todo un acontecimiento: El gran Libro de Pi-Pío




 



Los que amamos la historieta humorística argentina siempre soñamos con la posibilidad de que se rescaten aquellos tesoros que el tiempo supone que ha dejado atrás. Pero la realidad editorial y económica nacional más un incomprensible desinterés por tan valioso material (situación que no sucede en otras latitudes), siempre hicieron desvanecer aquel sueño.
En esta ocasión, por fortuna, tenemos que anunciar que así como en estos últimos años De la Flor editó al Sónoman del gran Oswal, ahora es La Editorial Común quien ha realizado un gran esfuerzo y presenta en las librerías -y en la próxima Feria del Libro- Aventuras de Pi-Pío", del Maestro Manuel García Ferré.

Ya he leído varios comentarios muy elogiosos. No me sorprende, porque la editorial de Liniers se preocupa desde su fundación en ofrecer publicaciones de alta calidad (recuerdo aún las bellísimas ediciones de los primeros tomos de  Macanudo en tapa dura, en la Feria del Libro del año pasado).
Es indispensable agregar que Pablo Sapia se ha encargado de la restauración de las páginas de la historieta, además de presentarlas de una manera estéticamente muy adecuada (las hojas tienen un tono cálido que se corresponde con el clima y la época de la creación de Ferré).

Las imágenes siguientes (tomadas de la páginas de la Editorial y del Facebook de Pablo) nos muestran desde los momentos de la impresión hasta la obra finalizada, pasando por algunos ejemplos de su interior. 
Felicitaciones y todo el éxito, que de hecho ya se ha puesto en marcha...