Maestros

Maestros

miércoles, 13 de junio de 2012

Patoruzito, primera historia (II): Mirco Repetto y Tulio Lovato





"Mi viejo hizo cuatro viajes, como Colón; en el último nos trajo a mi madre, a mi hermana y a mí. Nos trasplantó de la Liguria, de los montes Dracos, donde mi abuelo tenía una hostería, de la playa de Cestri Levate, de Santa Margherita, de Rapallo, de toda esa zona de mis correría infantiles, al Mercado de Abasto”.
Así le relataba Mirco Repetto (1915-1999) a Juan Sasturain su llegada a Buenos Aires a los 10 años, en tiempos de Marcelo T. de Alvear (1).

Dentro del mundo editorial, su primer trabajo como redactor fue en Bolita (donde estaban Lino Palacio y Raúl Roux, entre otros), apenas pasados los 15 años (1931/32).
Luego colaboró en Pololo, Mustafá y Barrilete. En estas dos últimas fue redactor, diagramador y director con apenas 20 años. Y realizó los primeros argumentos que dibujó Enrique Rapela. Trabajó en radio como libretista, pasó a dirigir Pilucho (revista infantil) y más tarde - en Fenómeno - hizo una historieta humorística de piratas, además de retocar obras extranjeras.
En 1939 realiza Don Alfonso en el diario socialista La Vanguardia. Allí apareció La vaca Aurora (un calificativo que se usaba en la época para tías y maestras gordas) y - en la edición dominical - Tadeo, el violinista.
En 1940, la vaca se muda a Carasucia, donde Mirco también hace Don Cleptómano.
Aurora más tarde aparece en Mundo Infantil, donde permanecerá alrededor de diez años.
En Patoruzú colaboró durante 1941 en la realización de la película Upa en Apuros y se quedó veinte años, trabajando como diagramador, redactor y guionista, además de ser director tanto de Patoruzú como de Patoruzito. En la primera hizo varios años el chiste mudo de la página tres, (firmando como Mirco), varias secciones personales y otras heredadas, los chistes a doble página de Gubellini, alguna idea de tapa, algún guión de Don Fierro y escribió cuentos con el seudónimo Tadeo de las Llanuras.
En la segunda fue, claro, el autor de los guiones del indiecito, calificados por Carlos Trillo y Guillermo Saccomanno como:
“…inteligentes, que proponían permanente acción, nuevos personajes y escenarios cambiantes” (2).
En la misma revista fue el creador de Vito Nervio, guionando otros personajes e historietas didácticas con temas argentinos.
Más tarde, cuando Quinterno ideó a Patora, fue Repetto quién le dio su particular carácter.
En 1961 se estableció en Paso del Rey, y siguió como colaborador por quince años más.
Disconforme con los nuevos directivos de la editorial (impuestos por los hijos de Quinterno), se fue a trabajar con García Ferré, para quién remozó personajes como Neurus, Larguirucho, Cachavacha e ideó los argumentos de Hijitus y Anteojito.
En la década del ’70, en tanto, La Vaca Aurora tuvo revista propia, de la que se publicaron una decena de números.

Antes de continuar con la siguiente biografía, hagamos un alto y volvamos a la aventura iniciada en la entrada anterior: Chiquizuel y sus artimañas obligan a Patoruzito a enfrentarse con la tribu de "Los Comecrudos" , sin embargo un extraño (y prehistórico) "enemigo" ayudará a poner las cosas en su lugar...








Marcelo Antonio Tulio Lovato nació en Buenos Aires en 1915. Fue un destacado estudiante de ingeniería pero, apasionado por el dibujo y la pintura, finalmente se dedicó de lleno a estas actividades.
A comienzos de la década del ’40, Dante Quinterno tenía entre sus proyectos la realización de dibujos animados. Para ello, contrató a dibujantes de gran capacidad, entre los que se encontraba el propio Lovato. Allí Tulio se convierte en director y supervisor de la tarea de los dibujantes animadores dedicados a la concreción de la película Upa en Apuros.
Además, Quinterno le confía tanto las tiras de Patoruzú en el diario “El Mundo” como las páginas del indio en la revista semanal. Como lo explica Miguel Dao en su blog…
“Es así como, ya desde fines de 1940, Quinterno introduce a Lovato como colaborador en las andanzas del indio, dejándolas exclusivamente a su cargo a mediados del ’41. En tanto que Lovato las dibuja hasta principios del ’44, con una última intervención en mayo de ese año”. (3)
Cuando Dante decidió crear el semanario Patoruzito, Lovato pasó de Patoruzú a esta nueva revista. La experiencia adquirida en la editorial más su notable sensibilidad le permitieron desarrollar en su totalidad las aventuras del pequeño cacique. Comentan Trillo y Saccomanno:
“Lovato fue generando un mundo transparente, idílico, en el que Patoruzito, el Bueno, resolvía los problemas más difíciles con una sonrisa que lo acompañaba en más de un cincuenta por ciento de los cuadritos”. (4)
Si bien con esta tarea y la de reemplazar a Quinterno en los dibujos de Patoruzú ya se estaba ganando un lugar de privilegio entre los grandes dibujantes humorísticos, no fue suficiente para él debido a que también brilló en la historieta seria, como el autor integral de Rinkel, el Ballenero, una aventura de barcos en los mares del sur. Volvamos a las palabras de Trillo y Saccomanno:
“Curioso caso de ‘doble personalidad’ el de Tulio Lovato, que dibujaba Patoruzito, hacía el lápiz del indio y creaba una maravillosa historia propia, dramática, seria, con innegable fuerza y resuelta con impecable vigor”. (5)
Los logros de Tulio no terminan aquí: participó con sus dibujos en campañas publicitarias, fue ilustrador en diversas publicaciones y un especialista - dentro de la pintura – en la creación de ‘marinas’.
Más tarde, a comienzos de los ’70, gracias a sus conocimientos de animación, organizó un estudio de dibujo animado publicitario.
Tras su fallecimiento en 1979, el creador de Patoruzú expresó que este desenlace...
“significó la amputación del brazo y la pierna derechos de nuestra empresa”. (6)
No podría existir una afirmación más acertada: se trató de un gran dibujante que fue admirado y reconocido por todos sus colegas.



(1) Juan Sasturain: reportaje a Mirco Repetto publicado en el libro “Buscados Vivos” (Astralib, 2004)

(2), 4) y 5) Carlos Trillo – Guillermo Saccomanno: "Historia de la Historieta Argentina" (Ediciones Record, 1980): Capítulo 10: "¡Salió Patoruzito!"

(3) Dao, Miguel: fragmento correspondiente al artículo “A Quinterno lo que es de Quinterno, a Lovato lo que es de Lovato”, publicado en el blog del autor (“Historietas-Cine-Teatro, por Dao”) el 29 de abril de 2012.

6) Vásquez Lucio, Oscar: "Historia del Humor Gráfico y Escrito en la Argentina", Tomo II, EUDEBA, 1987.




2 comentarios:

  1. Muy buenas biografías, Luis! Tanto Repetto como Lovato, desde el guión y el dibujo respectivamente, fueron parte fundamental de los cimientos de la editorial de Quinterno.
    Dos grandes con los que no siempre se ha hecho justicia.
    Saludos y felicitaciones. Esperamos mas !
    Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eduardo. En unos días subo la tercera y última parte que además de incluir el final de la historia, se refiere a otros colaboradores que aportaron (¿o no?) lo suyo para que Patoruzito fuese posible. En este caso conté con la opinión de Miguel Dao (aunque yo en ese momento - hace poco - no le expliqué exáctamente para qué era, tal vez porque no me había decidido a publicar todavía estas entradas), como para estar más seguro de lo que voy a comentar.
      Estoy un poco justo con los tiempos y no he pasado mucho por otros blogs. Siempre valoro el hecho de lo que construíste aún, como vos decís, teniendo poco material original, lo cual muestra tu habilidad para aprovechar al máximo las posibilidades disponibles.
      Un abrazo!

      Eliminar