Maestros

Maestros

domingo, 21 de octubre de 2012

El pacto de Faustito


En el mes de octubre - pero de 2010 - recordábamos a la revista El Trencito, donde participaron Lino Palacio, Mazzone, Liotta, Torino y otros dibujantes de la época. El último de ellos presentó en el número 45 (1953) una nueva historieta llamada Faustito pacta con el diablo, parodiando al célebre personaje del poema de Estanislao del Campo.
Y, de alguna manera, se necesita algún tipo de pacto para lograr leer una aventura completa de Faustito, debido a lo extremadamente difícil que resulta reunir una considerable cantidad de ejemplares continuados de la revista mencionada (posibilidad sólo en manos de escasísimos y privilegiados coleccionistas).
Allí nuestro héroe  y su compañero Fru-Frú deciden, nada menos, morir provisoriamente para poder visitar el infierno y descubrir dónde se halla enterrado un tesoro.
Por fortuna Torino (que había acostumbrado a sus lectores a la republicación de sus antiguas creaciones - Conventillo, Pascualín -  en las revistas de su propia editorial), tuvo la feliz idea de incorporar una aventura de Faustito - muy probablemente perteneciente a El Trencito - en el número 7 de La Barra de Pascualín (diciembre,1958).
Los seguidores de don Héctor encontrarán aquí varios puntos en común con otras creaciones suyas; y hay que agregar que así como este gran dibujante alguna vez anticipó el viaje al interior del cuerpo humano, en este caso introduce la idea de una muerte que no es para siempre, tema que - según parece - está incluído en la super promocionada película El Atlas de las nubes (con Tom Hanks y Susan Sarandom, entre otros) a estrenarse en los próximos días...




  








El cuadro que encabeza la entrada pertenece al inicio de la historieta (El Trencito 45, 1953).

4 comentarios:

  1. Una verdadera perlita, Luis ! Y como bien apuntas, hay varios guiños a otras aventuras de Torino. Sin ir mas lejos Fru-Fru es muy similar a Barrabas, y algunos gags en el infierno ( como el del centauro ) se repiten en alguna de las aventuras del tano Nicila en Conventillo.
    Abrazo
    Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ejemplos que vos indicás vienen justo para lo que comentaba (y hay otras cositas más).
      Aprovecho a felicitarte nuevamente por tu blog, ya conocés la razón por la cual lo hago desde aquí. Le das oportunidad a muchos de acercarse a un material al que les resultaría difícil acceder. Además de todos los detalles que encontrás del propio mundo quinterniano.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. uh, mirá cuando descubro esto, Luis! gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Miguel, estoy poniéndome al día con las respuestas. Debo decirte que me llamaba la atención que no hubieses visto la entrada hasta ahora, pero bueno siempre hay tiempo. Como explico arriba, esta historieta tiene el valor de ser una oportunidad casí única de poder leerla completa, al menos para la mayoría de nosotros. No te digo que la disfrutes porque seguro que ha sido así. Saludos!

    ResponderEliminar