Maestros

Maestros

viernes, 5 de julio de 2013

Mangucho y Don Pascual: Con el ritmo en la aventura...¡y en los pies!




Don Pascual  fue y es la más celebrada de las creaciones de Roberto César Battaglia, y sin dudas una de las más brillantes historietas humorísticas argentinas de todos los tiempos (ver la entrada del 11 de agosto de 2011).

En sus inicios se denominó Mangucho y Meneca, dos niños amigovios que acompañaban al almacenero. Con el tiempo, Meneca perdió protagonismo y volvería a hacerse presente en muy contadas ocasiones. Entonces, hacia el número 468 del semanario Patoruzito, la historieta pasó a llamarse en primera instancia Mangucho para luego mantenerse bajo el título de Mangucho ¡con todo! hasta la edición 593 inclusive. Desde allí y hasta el final de la serie (852) Battaglia adoptó Don Pascual como título definitivo.

Durante todo ese extenso trayecto se sucedieron una rica variedad de personajes y situaciones, un tema que -inevitablemente- merece una entrada aparte.
Mientras tanto, llama la atención la cantidad de cambios en el diseño de la historieta a través del tiempo: apaisado con tres, dos o cuatro tiras, y más tarde vertical a cinco tiras por página. A la vez, el dibujante utiliza uno o dos colores, todo color y -en el último tramo- solo blanco y negro matizado por algún gris.

Justamente, la única etapa desarrollada a completo color (salvo al comienzo) es la que corresponde a Mangucho ¡con todo!
De la misma seleccionamos este episodio, que comprende desde el número 546 al 573,  presentado en tres partes.
En la actual entrega Don Pascual y Mangucho conocen a un misterioso personaje cuyas melodías obligan a bailar sin posibilidad de resistirse (recordemos que nos encontramos a mediados de los 50, época en donde ya se conocía el boogie woogie y comenzaba a hacerse popular el rock and roll). Detrás del asunto se encuentra el peligroso Santiojo, quien presiona a Don Pascual y logra quedarse con su almacén. Luego, la situación se recompone.
Sin embargo, un siniestro individuo entra en escena: El terrible Agustín. ¿Cúales serán sus planes y qué riesgos correrán nuestros amigos ?



  

  

  

  

  

Continuará...

6 comentarios:

  1. Battaglia fue uno de los dibujantes más agudo y gracioso que tuve el placer de disfrutar con sus desopilantes historietas, estaba para el aplauso continuo, no fallaba nunca!!
    También me gustaría, Luis, ver, si es posible, "MOTÍN A BORDO" que, recuerdo, me hacía lagrimear de la risa!!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ceo: mi idea es subir durante este mes un grupo de entradas dedicadas a Battaglia, así que luego de Mangucho y Don Pascual vendrán Motín a Bordo y tal vez alguna más.
    Gracias por tu comentario, un abrazo y que pases muy lindo domingo!

    ResponderEliminar
  3. Genial Luis!
    Es maravilloso que rescates este material y lo compartas: después de todo lo que pasó con los blog's parace mentira bajar una nueva historieta.
    Es importante rescatar todo el material posible: ya Hernán había subido una extensa aventura de Vito Nervio. Ojalá algún día estén todas disponibles.
    Un abrazo y felicitaciones!
    Fabio

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Fabio, y comparto tu deseo, por supuesto...
    Que pases muy lindo domingo!

    ResponderEliminar
  5. Hola luis ! Podes ayudarme y decirme como era la personalidad de mangucho?
    A mi esposo le decian asi de niño. Acaba de enterarse y quiere saber porq le pusieron a el ese apodo.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandra! La historieta, que en sus inicios se denominó Mangucho y Meneca, se publicó desde 1945 en la revista Patoruzito. Fue cambiando de nombre hasta llegar al definitivo Don Pascual. Mangucho es amigo/novio de Meneca.Trabaja en el almacén de Don Pascual y es un chico al que le gusta divertirse y que también es muy inteligente. Esta creación de Battaglia es considerada una de las mejores dentro de la historieta argentina humorística de cualquier época. Espero te sea útil la información. Cualquier otra consulta, a disposición. Saludos!

      Eliminar