Maestros

Maestros

viernes, 30 de enero de 2015

Más sobre Fontanarrosa y el Día del Humorista



Sumo dos notas acerca de este merecidísimo reconocimiento al gran rosarino. Fueron publicadas en la revista de cultura Ñ y en el matutino Página/12:



Un grande de la cultura argentina. /Foto: Archivo Clarín


Honrando a Fontanarrosa, 
crearon  el  Día del Humorista 
Es la fecha en que nació el artista rosarino
Revista Ñ - 30/01/2015
(Sin mención del autor del artículo)



"Institúyase el día 26 de noviembre de cada año como el Día Nacional del Humorista, en conmemoración del natalicio del humorista gráfico, Roberto ‘el Negro’ Fontanarrosa”, dice el primer artículo de la Ley 27.100 promulgada el miércoles por el Poder Ejecutivo a través del Boletín Oficial. 

Es que el 26 de noviembre de 1944 nacía en la ciudad de Rosario “el Negro”, un artista completo: humorista, dibujante, cuentista, novelista, entre tantas otras cosas. 
Símbolo del humor gráfico en nuestro país y creador de personajes entrañables como Inodoro Pereyra y su perro Mendieta –dupla inseparable y desopilante– o Boogie, el aceitoso –mercenario de un humor negro inconfundible–.

Amante del fútbol, canalla hasta la médula, Fontanarrosa dedicó gran parte de su obra a captar la esencia de ese deporte, aquello que enamora de la pelota. 
Muchas de sus historias giran en torno a una mesa, como la de los Galanes, en el bar El Cairo. 
A través de sus textos e ilustraciones hizo y hace, reír, pero también pensar. “La pregunta que me hago es ¿por qué son malas, las malas palabras? O sea, ¿quién las define y qué actitud tienen las malas palabras? ¿Les pegan a las otras palabras?”, cuestionaba disertando ante un auditorio repleto en el III Congreso de la Lengua Española en Rosario, allá por 2004.

La ley –iniciativa de la diputada camporista Mayra Mendoza– además de reconocer la fecha obliga a “adoptar las medidas necesarias a fin de implementar actividades específicas” para celebrarla. 
El proyecto presentado en Diputados presentaba al autor como “uno de los humoristas más destacados de la historia argentina”, y de eso no hay dudas. Los humoristas ya tienen su día y Fontanarrosa otra gran distinción como figura central de la cultura argentina.




FUE PROMULGADA LA LEY QUE INSTITUYE  
EL DIA NACIONAL DEL HUMORISTA 
Para quienes la risa es un oficio
Con la idea de hacer más visible la labor de los humoristas, el colectivo La Causa Gracia impulsó la ley, que fue presentada por representantes de distintos bloques. La fecha elegida es el 26 de noviembre, día del nacimiento de Roberto Fontanarrosa.

por Andrés Valenzuela
Página/12
Viernes 30 de enero de 2015


Foto:Jorge Larrosa


Algunos hacen reír desde los diarios. Otros, desde la radio. Unos cuantos desde la tele. Muchos circulan por bares, se presentan tanto en salas minúsculas como en grandes teatros. Hacen chistes de política, de psicoanálisis, de fútbol, de economía, de niños, de ancianos, de la farándula y del tema del día. Permiten reír de todo y de todos. Y algunos –los mejores– permiten pensar la vida desde otra perspectiva. Son indispensables al punto que muchas veces son víctimas de persecución y censura. Y sin embargo, no tenían su día. Hasta anteayer, que el Poder Ejecutivo Nacional promulgó la ley que instituye el 26 de noviembre como Día Nacional del Humorista, en homenaje a Roberto “Negro” Fontanarrosa, quien nació en esa fecha.

La iniciativa del proyecto surgió del grupo de humoristas del colectivo La Causa Gracia, identificados con la figura del Negro, porque a lo largo de sus décadas de trayectoria no sólo transitó por el humor gráfico y literario sino que, también, inspiró obras teatrales y producciones audiovisuales, tanto en cine como en televisión. Ariel Carranza, de la conducción del colectivo, explica que la iniciativa surgió de un grupo de colegas que creían necesario hacer visible su oficio. “No está muy definido qué es un humorista: a nuestro entender, es aquel que genera humor, que trae un nuevo chiste al mundo”, puntualiza, y destaca el planteo de la necesidad de una acción colectiva para lograr sus objetivos. El conjunto se acercó con la inquietud a los asesores de la diputada Sandra Mendoza (FpV). “Acompañaron inmediatamente la idea, tomando como eje hacer visible a un segmento importante de la cultura argentina, que tiene una tradición riquísima, pero a veces queda al margen, y luego tanto ella como los otros diputados de todos los sectores vieron la necesidad de poner en valor la actividad”, celebra Carranza, quien también conduce en Radio América el programa humorístico Naftalina, para que nadie se apoliye. 

La ley, presentada en el Parlamento por un conjunto de diputados de distintos bloques, se terminó de sancionar el 17 de diciembre con el voto unánime de ambas Cámaras en las postrimerías del año legislativo. Justamente por ello debió esperar hasta esta semana para su promulgación definitiva. Ya oficializada, la norma alienta al Poder Ejecutivo a implementar actividades para conmemorar la efeméride y su difusión. Además invita a las provincias y la Ciudad “a disponer actividades en los distintos ámbitos de su competencia, con el mismo fin”. 

Desde La Causa Gracia destacaron que la oficialización de la efeméride “va a favor de la importancia que merece el trabajo del humorista, muchas veces escondido detrás de ficciones o voces de otros”, aludiendo a la labor silenciosa que un montón de profesionales del sector realizan escribiendo guiones para radio y televisión. Los memoriosos recuerdan –y los que no, tienen YouTube– muchos monólogos de Tato Bores en los cuales el célebre cómico hacía referencia al trabajo de sus libretistas, con quienes a veces confrontaba, pero sin jamás dejar de reconocer su labor. “Una cosa es el cómico y otra el humorista”, distingue Carranza. “Al chiste hay que elaborarlo y luego está aquel que tiene la gracia para ejecutarlo.” Inmediatamente surge el ejemplo de Fontanarrosa, estandarte del proyecto. “A él nunca lo ibas a ver en un escenario contando chistes, era más bien introvertido, aunque también tenés a otros que sí hacen sus propios chistes y los ejecutaban, como Niní Marshall, que lo hacía de manera fenomenal.” 

Conseguido este primer objetivo, el colectivo de humoristas decidió levantar la apuesta. “A la ley hubo que acompañarla y militarla, pero ahora esta sanción, que pudo haber sido el final, resulta punto de partida”, se entusiasma Carranza, mientras enumera compañeros de distintos rubros y medios. “La agrupación va creciendo y durante el transcurso de la sanción de la ley tomamos contacto con gente del Ministerio de Cultura. De eso nacieron las Jornadas Argentinas de Humor, con las que se está recorriendo el país, llevando talleres de formación y ofreciendo shows para entretener al público”, cuenta. 

"También estamos a punto de sacar nuestro primer libro de manera autogestionada, con humoristas de distintos géneros y estamos prestos a trabajar en los carnavales, incorporando a los corsos números de humor”, detalla. A partir del segundo fin de semana del Rey Momo, los humoristas visitarán el corso de Villa Crespo. 

En un comunicado, la agrupación destaca que “este paso da lugar a otras iniciativas de La Causa Gracia que fomenten y dignifiquen la tarea del creador, del generador del humor”. Aspiran, explica el texto, a instalar el humor como parte de las políticas culturales del Estado nacional y sus contrapartes provinciales, a dignificar y visibilizar el trabajo de sus miembros y a fomentar la aparición de nuevos talentos. Además, como consideran que la Argentina es “referente” en materia de humor en el continente”, buscan ampliar la llegada a América latina. 

En cuanto a la elección de Fontanarrosa, Carranza afirma que la mayoría de los miembros de la agrupación no tuvo contacto directo con él. “Lo tomamos como un compañero ejemplar, un referente, y además de trabajar en múltiples disciplinas, fue un tipo muy federal, fue un humorista que dignificó profundamente la profesión.”











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada