Maestros

Maestros

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Abel Ianiro en Canal TV





El fascinante caricaturista e historietista humorístico Abel Pascual Ianiro (Buenos Aires, 27 de octubre de 1919 - Idem, 1º de abril de 1962) tuvo lamentablemente una muy corta vida. Sin embargo, ello no impidió que su arte deje una nítida y brillante huella, en especial en lo que se refiere a la realización de caricaturas.
Empezamos por recordar que fue colaborador de gran cantidad de revistas entre fines de los años 30 y principios de los 60: La Cancha, El Gráfico, Patoruzú, Cascabel, Cara Sucia, Rico Tipo, Chicas, Leoplán, Chabela, Tía Vicenta, Dr. Merengue y Canal TV (que será a la que nos dedicaremos en este grupo de entradas). En ciertas oportunidades utilizó los seudónimos Chin Pun, Caín y Oia.
Sus personajes: Tóxico y Biberón, Casanova Conquistador, Marmolín, Mujer al fin, Dedalina, Hara Ghan, El Sheriff de Canana City, Tito Faldas y -el más famoso de todos-: Purapinta.
Su condición de gran artista lo llevó a ser premiado en el 5º Salón Anual de la Asociación de Dibujantes (1950).
En resumen, Abel fue un creador de gran producción a pesar de su breve existencia.

Volviendo a Canal TV, Ianiro fue el encargado de las portadas desde el primer número (1958) y sus trabajos se prolongaron hasta el momento de su sorpresiva muerte, de manera que han quedado alrededor de 200 tapas de su autoría. Luego, fue reemplazado por otros dos grandes dibujantes: Roberto Mezzadra y Jorge de los Ríos, quien hace poco presentó un hermoso libro que recorre toda su carrera (dicho sea de paso, estuve presente hace unos días con los amigos Gustavo Pedrosa y Claudio Morrone en el relanzamiento del mismo, llevado a cabo en la Biblioteca Nacional y con los comentarios de la gran historiadora Judith Gociol. Allí tuve la oportunidad de adquirir un ejemplar, incluída la dedicatoria del amabilísimo autor).




Pero la serie de seis notas que podremos disfrutar desde la próxima entrada, también tiene su historia:
Dispongo de muy pocos ejemplares de Canal TV, a veces por sus precios, otras porque ya casi no se consiguen. Sin embargo, a lo largo de estos últimos dos o tres años he ido recopilando material de la Web, al punto de llegar a reunir unas 120 ilustraciones. El tema es que, casi siempre, el estado de las portadas deja bastante que desear: manchas, recortes, color y contraste apagados y -sobre todo- escritos, hacen que las mismas se desmerezcan de manera considerable. Es por ello que muy de a poco he ido tratando de "limpiarlas" (no hablo de restauración porque eso corresponde a verdaderos especialistas como Berni Torre y Pablo Sapia, quienes hicieron magia con las páginas de Conventillo y Patoruzú, respectivamente). Creo entonces que el resultado es al menos digno, aunque desparejo porque las copias van desde los escaneos propios hasta fotos con celular en donde aparecen media docena de caricaturas...

Transcribo el análisis de Germán Cáceres publicado en La Duendes:
"Respecto a las caricaturas en colores que salieron en las tapas de Canal TV, es tan imaginativa y original la de Dolores del Río que se está ante una imagen que no admite comparación: es un mundo gráfico en sí mismo. Se destaca por su movimiento, su composición y las incontables curvas (las cejas, las pestañas, los carnosos labios y esas manos pequeñas que parecen pájaros a punto de volar). La amplia y característica sonrisa de Nat “King” Cole parece reflejarse en el teclado del piano y contar con vida propia, como si intentara salirse de la tapa. Juan D´Arienzo está enfocado con un plano americano en tanto marca el ritmo. Johnny Wesmuller y su mona Chita transmiten la sensación de ser dos modelos para un filme de animación. Sammy Davies Jr. asoma en toda su gestualidad para lo cual Ianiro no temió distorsionar sus facciones al máximo. Carmen Sevilla no deja de ser bonita: cabello, manos, vestido y rostro se articulan en una espléndida armonía visual. Por su parte, Pedrito Rico impresiona como si pretendiera enroscarse en forma de caracol. Lograda la peculiar sonrisa compradora de Fernando Lamas, equiparable a la del mismo Gardel, y Tita Merello es pura síntesis y simplicidad. La de Narciso Ibáñez Menta bordea la pintura estilo ilustración, con rasgos representados con suma discreción. Detrás del plano medio del actor se insinúa una silueta oscura que evoca a Mr. Hyde."

Por supuesto, no quiero dejar de mencionar a todos los sitios y libros de donde tomé las imágenes: El Arqueólogo Musical, El Blog de Miguel Dao, Archivo de la Ilustración Argentina, Cartoon Retro, De los Ríos Blog, Cinefania, La Argentina que Ríe y páginas de compra-venta de material. 
Por último, un agradecimiento especial a Berni Torre -quien colaboró con la corrección de perspectiva en algunas tapas- y a los sitios de donde obtuve valiosa información: Siulnas Historiador, Top Cómics, La Duendes (biografía de Germán Cáceres) Jorge de Los Ríos Blog y Archivo de la Ilustración Argentina.








No hay comentarios:

Publicar un comentario