Maestros

Maestros

martes, 27 de septiembre de 2011

Don Nicola en La barra de Pascualín

En la serie dedicada a la revista La barra de Pascualín faltaba una última entrada: la correspondiente a la presencia en sus páginas de Don Nicola. Esto ocurrió a partir del número 5 (octubre de 1958) y de allí en más se alternaron historias inéditas y otras tomadas de la época de Conventillo (¡Aquí Está! 1937/50). En este caso se trata de una aventura nueva (o dibujada especialmente para La barra...) pero con detalles de la mencionada Conventillo (ver Releyendo Historietas-blog).
En "Duelo entre magos" participan el tano y el maestro, pero lo curioso es que nos encontramos con un Fun-yi-to todavía como personaje "malo"(aspecto que más adelante cambiaría definitivamente al transformarse en uno de los "buenos" en esta misma revista y sobretodo en la publicación propia, a comienzos de los '60).
Más raro es ver a Serafín, mago, casado y llamado a combatir a Fun-yi-to (es decir uno de los "buenos"), pero con un sorprendente parecido con Barrabás, malo si los hay...
En fin, juegos del gran Héctor Torino quien, una vez más, demuestra a través de estos hechos la necesidad de reeditar toda su obra.



(Cliquear en la etiqueta La barra de Pascualín para ver la serie completa)

4 comentarios:

  1. A un consagrado y virtuoso músico internacional le preguntaron una vez cuál de sus tantos discos era su favorito y su respuesta fue algo así como: "mi trabajo es uno solo, en cada disco le voy dando distintas formas, pero siempre se trata de lo mismo..."

    ResponderEliminar
  2. Ya que te referís a un músico, se puede decir que estas palabras suenan muy lindas y acordes.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Un lujo poder disfrutar de este puñado de paginas del gran Don Hector.
    Muchas gracias por cada uno de tus aportes, Luis.
    Saludos
    Eduardo

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Eduardo. Estos trabajos de Torino complementan el gran aporte de Hernán en su blog. En fin, los lectores son los beneficiados, que es lo más importante, creo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar