Maestros

Maestros

lunes, 29 de abril de 2013

Cuatro momentos de Capicúa (II): Rayo Rojo y, más tarde, la revista propia


El número 1 de la revista de aventuras Rayo Rojo llegó a los kioskos el 10 de octubre de 1949. De tamaño muy pequeño (18x8cm) debido a que era hecha con papel sobrante, apenas podía albergar dos o tres historias donde cada tira ocupaba toda una página. Más tarde - en tiempos de la crisis del papel (1953/4) - , se angostaría hasta los 14x6cm.

Capicúa, como parte de algunos de los cambios en el contenido de la publicación, fue anunciado en el número 32 (15 de mayo de 1950) y al siguiente entraba en acción. El desarrollo tenía una extensión de dos páginas, esto es, dos episodios o tiras. Allí se mantuvo un tiempo relativamente prolongado.
Si bien los argumentos mantienen las características conocidas, vemos al protagonista mucho mas locuaz y participativo aunque sin perder esa dosis de distracción que suele jugarle a favor (como comentábamos en la primera parte de este tema).
Los siguientes son algunos ejemplos de esa época, entre los que se encuentra la presentación de la historieta:


Nº 32 (15-5-1950)


Nº 41 (17-7-1950)


Nº 43 (31-7-1950)


Nº 50 (18-9-1950)

A fines de esa misma década, Capicúa - con Mazzone como editor - pasó a ser el "dueño" de la publicación donde participaba. "El índice de la estatua" fue el primero de los relatos. En los comienzos compartió título con Piantadino (como si se tratara de dos revistas en una), para después solo llevar su nombre. Los acompañaban, entre otros, Lúpin y Afanancio. Como novedad, estas aventuras cubren una mayor cantidad de páginas:  así  - desde 1939 - el autor debió adaptarse  a variados formatos, reto que cumplió con habilidad notable. A la vez, se mantienen los rasgos de carácter del protagonista anteriormente apuntados. Con el tiempo algunos de los colaboradores de Adolfo se encargaron de los dibujos de la historieta, pero la ilustración de las tapas siguieron siendo obra de aquél.

En este caso, junto a las tapas de los números 1 y 28, hemos subido la aventura (sin titular) correspondiente a este último. Se trata de una historia plagada de gags, donde la acción y el interés no decaen en ninguna de sus 17 páginas. Allí nuestro héroe junto a Olegario y Bambufoca pasan de investigar una serie de atentados en un circo a formar parte del show, con las consecuencias que tal situación traerá. En el medio, un enigmático y algo molesto personaje será a la postre una pieza clave en la resolución del conflicto.

Octubre 1959

Diciembre 29 de 1960




















Bibliografía:

Trillo, Carlos y Saccomanno, Guillermo: Historia de la Historieta Argentina, Ediciones Record, 1980.

7 comentarios:

  1. EXCELENTE LUIS!!!
    Como siempre, informe y material de excelencia.
    Felicitaciones!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fabio, me alegra que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Que formato extraño el de EL RAYO ROJO ! Mas allá de los atenuantes explicados ( crisis de papel, sobrantes..etc) no deja de ser llamativo. No recuerdo otra publicación con esas características.
    Muchas gracias por la historieta completa de Capicúa ( bajada y guardada ).
    Como siempre, impecable informe Luis !
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Eduardo: aprovecho tu comentario y te cuento un par de cosas que no incluí para no extenderme demasiado:
    El nombre completo de la revista, en sus primeros números, incluía el artículo "El". Luego quedó como "Rayo Rojo" a secas.
    Transcribo además un fragmento de la nota titulada "Historias con dibujos y palabras", publicada en El Arca/38, en relación al tamaño de la revista y al orígen del sobrante: "Rayo Rojo, tal vez la revista más chiquita del mundo, fue un fenómeno de masas notable. Se vendían millares de ejemplares semanales, a lo largo y ancho del país, y luego llegó a Chile y Uruguay. Muy pocos saben que fue ideada por el célebre editor Boris Spivacov que cumplía, a fines de los cuarenta, funciones en la Editorial Abril. Un día vio que había sobrantes de papel —pequeñas franjas de las bobinas—, que quedaban luego de impresas las revistas Salgari y Cinemisterio y se le ocurrió editar otra publicación, pequeña en sus dimensiones (14 por 6 centímetros), con material de origen italiano y de autores argentinos. Así surgió Rayo Rojo. Apareció el 10 de octubre de 1949 y costaba 20 centavos. Contenía dos historietas, una adaptación de El llamado de la selva, de Jack London (se siguió la tradición de acercar al gran público clásicos de la literatura) y una fotografía deportiva."
    Los autores de esta nota son Emilio J. y Federico Cobière (http://www.elarcaimpresa.com.ar/elarca.com.ar/elarca38/notas/historieta.htm).
    Te recomiendo visitar la página porque tiene muchos artículos interesantes (sobre historietas y otros temas).
    Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar
  4. Excelente, Luis. Más que interesante esto de Rayo Rojo; tipo visionario y creativo Spivacov. Este material es muy importante porque se sitúa más o menos a mitad de camino entre el paso de Mazzone por la Patoruzú y las primeras revistas propias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Hernán. Creativo y con buen ojo comercial. Y si además los lectores disfrutaban la revista, cartón lleno...
      Creo que es un material valioso y que nos vuelve a demostrar cúanto laburaron estos tipos (Mazzone, Torino y tantos otros) a lo largo de su vida. Siempre hay algo para descubrir.
      Excelente tu nuevo blog. Que pases un lindo 1º de Mayo. Saludos!

      Eliminar
    2. GRACIAS POR COMPARTIRLO,MIL GRACIAS AMIGOS,TREMENDOS RECUERDOS._
      SALUDOS._

      Eliminar